Alfonso Carbajal

Cómo viajar con mascotas a Estados Unidos desde tu país

Visa Americana

Cada vez es más frecuente realizar viajes con nuestras mascotas, por que con el boom de los nómadas digitales que buscan vivir como turistas en cualquier país mientras la visa les permita, y a su vez, realizan sus funciones en sus emprendimientos digitales, es común ver a animales dentro de la cabina de un avión y en particular en vuelos hacia los Estados Unidos.

Si quieres viajar a la Unión Americana y no quieres dejar a tu animalito en alguna pensión o con algún familiar por el lazo que haz establecido con tu acompañante peludo, deberás cumplir con una serie de pasos relacionados con el control de salud animal.

Para poder ingresar a Estados Unidos con tu mascota, ya sea un gato o perro, el Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) tiene una serie de requisitos de importación que deberás cumplir antes de pagar el costo aéreo de tu mascota.

Los requisitos están vinculados con certificados de salud, diagnósticos de enfermedades, vacunas, tratamientos o medicamentos que el animal necesite en su estancia en los Estados Unidos.

Es importante que sepas que cada estado tiene sus propias regulaciones respecto a la importación animal. Los gatos tienen menos requisitos que los perros, para que vayas pensando si realmente quieres viajar con tus compañeros peludos.

Los gatos no necesitan un certificado general de salud para entrar a Estados Unidos, pero son las aerolíneas las que te pedirán estudios y vacunas antes de documentarlos, por eso siempre acude al aeropuerto con alguien que pueda quedarse con tu gato en caso que no te lo acepten.

Te puede interesar:  El Templo de los Tigres de Kanchanaburi en Tailandia

Independiente de los requisitos que pidan la USDA APHIS y las aerolíneas, los animales están sujetos a inspección portuaria y estos pueden negarle el acceso si el animalito viene sucio por orina o materia fecal.

En el caso de los perros, estos si requieren un certificado en inglés firmado por un veterinario que indique que el perro ha sido inspeccionado en búsqueda de alguna enfermedad incluida la rabia, y otro que certifique su vacunación contra la rabia. También que no tenga pulgas o gusanos barrenadores.

Una vez que Migración te permite la entrada, deberás acudir a buscar a tu perrito, pero debes llevar ropa de recambio, y toallas húmedas para limpiarlo ya que será inspeccionado.