Alfonso Carbajal

El Antiguo Colegio de San Ildefonso en la Ciudad de México

Conjunto de edificios de tres niveles, que luego de su fundación por los jesuitas en el s.XVI, fue residencia de los jóvenes que asistían a la Universidad y a otras instituciones de enseñanza superior. A principios de s.XVIII adquirió, tras una ampliación, su aspecto actual. Cuando los jesuitas fueron expulsados, el colegio pasó a manos del clero secular.

En 1867 el edificio fue destinado a la Escuela Nacional Preparatoria, función que mantuvo -salvo breves interrupciones durante los años de la Revolución- hasta que en 1978 fue destinado a centro cultural.

Dos partes integran el conjunto arquitectónico: el antiguo colegio, cuya fachada cubre casi todo el tramo de la calle del mismo nombre, y el edicifio construido a principios del s.XX para alojar a la Universidad Nacional, y cuya fachada da hacia la calle de Justo Sierra.

El conjunto tiene dos monumentales portadas. En la portada del llamado Colegio Grande el relieve presenta la imposición de la casulla a San Ildefonso y el del Colegio Chico el patrocinio de San José a los jesuitas, además de una virgen del Rosario realizada en el mismo material. Traspasando ambos zaguanes se tiene acceso a los patios mayor y menor.

El Colegio Grande es de planta cuadrada, con siete arcos por banda y tres plantas comunicadas por una escalera monumental de varios tramos. A los lados del zaguán se encuentran dos de las dependencias más notables del conjunto desde el punto de vista artístico: la antigua capilla, que funcionó como biblioteca cuando la Escuela Nacional Preparatoria estuvo instalada ahí, y el salón general de actos, denominado cariñosamente “El Generalito”; aquí se conserva una serie de retratos de los egresados más notables y la sillería del coro de la antigua iglesia de San Agustín, obra del escultor Salvador de Ocampo, activo en México durante el último tercio del s.XVII.

Te puede interesar:  Viva Aerobus amplía su capacidad de comercialización con terceros

Entre el Colegio Grande y el Colegio Chico se localiza un patio denominado de los Pasantes, con tres corredores únicamente. El patio chico tiene características similares a las del Colegio Grande. En sus galerías fueron pintados diversos murales durante los años veinte por Ramón Alva de la Canal, Fermín Revueltas, José Clemente Orozco, Jean Charlot y Diego Rivera.

El Antiguo Colegio de San Ildefonso, hoy en día es considerado un punto importante para visitar, sus hermosas pinturas en las galerías ofrecen al turista una especie de museo al aire libre. También se realizan exposiciones importantes en el ámbito nacional e internacional.

Puedes visitarlo los siete días de la semana y te recomendamos visitar el Templo Mayor y el Palacio Nacional, ya que por su cercanía se crea un recorrido turístico inigualable en la Ciudad de México.