Alfonso Carbajal

Estados Unidos cambió sus tácticas de seguridad tras los disturbios del 6 de enero 2021

Washington DC.- El jueves, el presidente Joe Biden pronunciará comentarios y los legisladores se detendrán por un momento de silencio en el Capitolio para reflexionar sobre la marca de un año desde el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos.

Pero, ¿cómo han cambiado las tácticas de seguridad el año pasado? ¿No solo en DC sino en todo el país?. “La Policía del Capitolio de los Estados Unidos como organización es más fuerte y está mejor preparada”, dijo el jefe de policía del Capitolio, Thomas Manger, durante una conferencia de prensa esta semana.

Ya se han implementado más de 30 recomendaciones para actualizaciones de seguridad, con otras 60 programadas para su implementación próximamente.

La Policía del Capitolio ya cuenta con más fondos que hace un año, con nuevo personal enfocado en mejorar la forma de asegurar eventos a gran escala. Los oficiales ahora han recibido teléfonos celulares. Antes, dependían de radios y números personales, que en ocasiones fallaban el 6 de enero.

Los oficiales también reciben informes de inteligencia todos los días en sus teléfonos para comprender mejor las amenazas. La policía del Capitolio ahora también puede solicitar la asistencia de la Guardia Nacional por su cuenta. Antes, necesitaban la aprobación de los demás.

El Congreso también aprobó una actualización de $ 300 millones para las ventanas y los sistemas de cámaras del edificio. No es solo el Capitolio de los Estados Unidos lo que ha evolucionado durante el año pasado. Muchos gobiernos estatales y locales están cambiando y se están tomando más en serio la amenaza del terrorismo nacional.

Te puede interesar:  Nueva York aumenta por ley la edad para poseer un rifle semiautomático

“Creo que fue una llamada de atención”, dijo Gary Lafree, que dirige el Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y la Respuesta al Terrorismo.

Según el Pentágono, casi 100 miembros del servicio activo participaron en alguna forma de extremismo el año pasado. Las nuevas reglas militares ahora prohíben a los miembros del servicio volver a tuitear o dar me gusta a las publicaciones extremas.

Más de una docena de alborotadores eran policías actuales o anteriores. En el estado de Washington, una nueva ley requiere una verificación de antecedentes de extremismo para los reclutas.

“La lucha contra el terrorismo internacional es como la extirpación de un tumor, mientras que la lucha contra el terrorismo nacional es más como lidiar con un virus”, dijo Lafree.

En Colorado, el gobernador Jared Polis solicitó $ 4.5 millones para mejorar la seguridad de su capitolio estatal. La gobernadora de Michigan, objeto de un complot de secuestro extremista en 2020, recibió mejoras de seguridad en su casa antes del ataque del 6 de enero.

Una nueva encuesta del Washington Post y la Universidad de Maryland encontró que el 19% de los estadounidenses cree que el ataque del 6 de enero fue “mayormente pacífico”, y el 34% del país cree que la acción violenta contra el gobierno a veces está justificada.