Alfonso Carbajal

La pandemia ha causado atrasos récord en el sistema de inmigración en Estados Unidos

Washington DC.- Desde que asumió el cargo, el presidente Joe Biden ha prometido grandes cambios en la política de inmigración de Estados Unidos, incluida la simplificación del proceso de ciudadanía para millones de residentes. Pero una creciente acumulación de casos de naturalización está obstaculizando el sistema y dejando a muchos en el limbo.

Según los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, en el año fiscal 2021 había más de 8 millones de casos de ciudadanía pendientes, un aumento del 31% con respecto al año fiscal 2020 y un aumento del 40% con respecto a los 5.7 millones de casos de 2019.

“Tenemos algunos casos que esperan dos años y todavía no pueden conseguirles un día de entrevista”, dijo Margaret Choi, abogada de inmigración. “Hay algunas sospechas por parte de los solicitantes. Piensan que el gobierno es quien les impide convertirse en ciudadanos estadounidenses, por lo que se ponen nerviosos y piensan: ‘Tal vez, no debería ser ciudadano estadounidense’”.

Junto con la cantidad de casos atrasados, también ha aumentado el tiempo que lleva procesar los documentos de inmigración.

Según datos del gobierno, el tiempo medio que ha llevado procesar los N-400, la solicitud de naturalización, ha aumentado de 7.9 meses en 2017 a casi un año en la actualidad. Otros documentos, como el I-730, que permite a un refugiado solicitar que un familiar se reúna con él en los Estados Unidos, se ha disparado de 8 meses a más de 2 años en la misma cantidad de tiempo.

Te puede interesar:  Ballena jorobada enredada limpiada de desechos marinos frente a Maui

“No podía darme cuenta de cómo pasaba el tiempo tan rápido”, dijo Giulia Michieli, una mujer italiana que recibió su ciudadanía estadounidense en enero.